Archivo de la categoría: Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

Poesía y poetas españoles. Selección de poemas populares, famosos, históricos. Poetas célebres actuales o del pasado.
Todo lo relacionado con la poesía española en la historia y la actualidad.

LUIS GARCIA MONTERO. NOCTURNO. POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Luis-Garcia-Montero-01

Este mes hemos escogido un poema de título “Nocturno”, incluido en la obra “Rimado de ciudad”, del poeta español Premio Nacional de Poesía en 1995 Luis García Montero.

 

NOCTURNO de Luis García Montero.

Aplauden los semáforos más libres de la noche,
mientras corren cien motos y los frenos del coche
trabajan sin enfado. Es la noche más plena.
Ninguna cosa viva merece su condena.

Corazones y lobos. De pronto se ilumina
en su sillín con prisas la línea femenina
de un muslo. Las aceras, sin discreción ninguna,
persiguen ese muslo más blanco que la luna.

Pasan mil diez parejas derechas a la cama
para pagar el plazo de la primera llama
y firmar en las sábanas los consorcios más bellos.
Ellas van apoyadas en los hombros de ellos.

Una federación de extraños personajes,
minifaldas de cuero, chaquetas con herrajes
y el hablador sonámbulo que va consigo mismo,
la sombra solitaria volviendo del abismo.

Luces almacenadas, que brotan de los bares,
como hiedras contratan las perpendiculares
fachadas de cristal. Hay letreros que guiñan,
altavoces histéricos y cuerpos que se apiñan.

El día es impensable, no tiene voz ni voto
mientras tiemble en la calle el faro de una moto,
la carcajada blanca, los besos, la melena
que el viento negro mueve, esparce y desordena.

Yo voy pensando en ti, buscando las palabras.
Llego a tu casa, llamo, te pido que me abras.
La ciudad de las cuatro tiene pasos de alcohólica
Desde el balcón la veo y como tú, bucólica
geometría perfecta, se desnuda conmigo.
Agradezco su vida, me acerco, te lo digo,
y abrazados seguimos cuando un alba rayada
se desploma en la espalda violeta de Granada.

De “Rimado de ciudad”

 

Luis-Garcia-Montero-02

Luis García Montero nació en Granada, el 4 de diciembre de 1958. Es un poeta y crítico literario español, ensayista y profesor de Literatura Española en la Universidad de Granada.

Nacido en el seno de una familia de Granada influyente Luis García Montero nació en esta ciudad en 1958. Sus padres: Luis García López y Elisa Montero Peña. Estudió en el colegio de los Escolapios. En su adolescencia le gustaban los caballos y fue entonces cuando se encontró con Blas de Otero.

Estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Granada, donde fue alumno de Juan Carlos Rodríguez Gómez, teórico de la literatura social. Se licenció en 1980 y se doctoró en 1985 con una tesis sobre Rafael Alberti, La norma y los estilos en la poesía de Rafael Alberti. Mantuvo una gran amistad con el poeta del 27, y preparó la edición de su Poesía Completa.

 

Luis-Garcia-Montero-03

 

Comenzó a trabajar como profesor asociado en la Universidad de Granada en 1981. Recibió el Premio Adonáis en 1982 por El jardín extranjero. Completó su memoria de licenciatura en 1984 sobre El teatro medieval: Polémica de una inexistencia.

Formó parte del grupo de poesía “La Otra Sentimentalidad”, corriente que en la poesía española contemporánea toma el nombre de su primer libro en conjunto, que salió en el año 1983.  Los poetas Javier Egea y Álvaro Salvador formaron también parte. La forma de entender la poesía de este grupo de autores se puede encontrar en ese libro corto y en la obra Manifiesto albertista (1982) de Luis García Montero y Javier Egea.

Luis-Garcia-Montero-04

“Su trayectoria personal se fue ampliando en lo que se fue conociendo más tarde como “poesía de la experiencia”, y se caracteriza por la tendencia general a diluir el yo más personal en la experiencia colectiva, alejándose de la individualidad estilística y temática de los novísimos autores anteriores; García Montero y su grupo, sin embargo, trataron de relacionarse con la tradición poética anterior acogiéndose a los postulados de Luis Cernuda y Jaime Gil de Biedma y trataron de unir la estética de Antonio Machado y el pensamiento de la generación del 50, así como el Surrealismo y las imágenes impactantes de los poetas del Barroco español o de Juan Ramón Jiménez.”

 

Luis-Garcia-Montero-05

 

La característica más destacable de Luis García Montero es el narrativismo histórico-biográfico de sus poemas, de una estructura casi teatral o novelística con un personaje o protagonista que cuenta o vive su historia a través de la memoria, del recuerdo o del deseo. Su poesía se caracteriza por un lenguaje coloquial y por la reflexión a partir de acontecimientos o situaciones cotidianas.

Ha editado las Rimas de Gustavo Adolfo Bécquer, entre otros trabajos teóricos. También ha cultivado el ensayo y es columnista de opinión. Entre los galardones poéticos que ha obtenido destacan el Premio Federico García Lorca, el Premio Loewe, el Premio Adonáis de poesía y el Premio Nacional de Poesía con el que fue galardonado en 1995, y el Premio Nacional de la Crítica en el 2003. En el año 2010 se le concedió en México el Premio Poetas del Mundo Latino por su trayectoria.

 

Luis-Garcia-Montero-06

 

Desde 1994 comparte su vida con la escritora Almudena Grandes. Es padre de tres hijos.

También participa en política y ha sido candidato a la Comunidad de Madrid en las elecciones de 2015.

 

Luis-Garcia-Montero-07

 

Premios

  • Premio Adonáis de Poesía, por El jardín extranjero. (1982)

  • Premio Loewe, por Habitaciones separadas. (1994)

  • Premio Nacional de Poesía, por Habitaciones separadas. (1995)

  • Premio Nacional de la Crítica, por La intimidad de la serpiente. (2003)

  • Premio Poetas del Mundo Latino, por su trayectoria. (2010)

 

Luis-Garcia-Montero-09

 

Academia Paraninfo. 

Cursos de Español en Madrid.

Calle Princesa, 70. 28011 Madrid. 

Teléfono: 915433139. 

http://www.paraninfo.com

 

Cursos de español en Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

GASPAR NÚÑEZ DE ARCE. MISERERE. POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Gaspar-Nuñez-de-Arce-03

Este mes hemos seleccionado un poema titulado Miserere, del poeta español Gaspar Núñez de Arce. Ha sido una petición de Jorge Eliécer Cepeda que hemos querido atender este mes. Una gran elección, un gran poema.

 

MISERERE por Gaspar Núñez de Arce:

Es de noche: el monasterio
que alzó Felipe Segundo
para admiración del mundo
y ostentación de su imperio,
yace envuelto en el misterio
y en las tinieblas sumido.
De nuestro poder, ya hundido,
último resto glorioso,
parece que está el coloso
al pie del monte, rendido.

El viento del Guadarrama
deja sus antros oscuros,
y estrellándose en los muros
del templo, se agita y brama.
Fugaz y rojiza llama
surca el ancho firmamento,
y a veces, como un lamento,
resuena el lúgubre son
con que llama a la oración
la campana del convento.

La iglesia, triste y sombría,
en honda calma reposa,
tan helada y silenciosa
como una tumba vacía.
Colgada lámpara envía
su incierta luz a lo lejos,
y a sus trémulos reflejos
llegan, huyen, se levantan
esas mil sombras que espantan
a los niños y a los viejos.

De pronto, claro y distinto
la regia cripta conmueve
ruido extraño, que aunque leve,
llena el mortuorio recinto.
Es que el César Carlos Quinto,
con mano firme y segura
entreabre su sepultura,
y haciendo una horrible mueca,
su faz carcomida y seca
asoma por la hendidura.

Golpea su descarnada
frente con tenaz empeño,
como quien sale de un sueño
sin acordarse de nada.
Recorre con su mirada
aquel lugar solitario,
alza el mármol funerario,
y arrebatado y resuelto
salta del sepulcro, envuelto
en su andrajoso sudario.

-¡Hola! -grita en son de guerra
con aquella voz concisa,
que oyó en el siglo, sumisa
y amedrentada la tierra.
-¡Volcad la losa que os cierra!
Vástagos de imperial rama,
varones que honrais la fama,
antiguas y excelsas glorias,
de vuestras urnas mortuorias
salid, que el César os llama.

Contestando a estos conjuros,
un clamor confuso y hondo
parece brotar del fondo
de aquellos mármoles duros.
Surgen vapores impuros
de los sepulcros ya abiertos:
la serie de reyes muertos
después a salir empieza,
y es de notar la tristeza,
el gesto despavorido
de los que han envilecido
la corona en su cabeza.

Grave, solemne, pausado,
se alza Felipe Segundo,
en su lucha con el mundo
vencido, mas no domado.
Su hijo se despierta al lado,
y detrás del rey devoto,
aquel que humillado y roto
vio desmoronarse a España,
cual granítica montaña,
a impulsos del terremoto.

Luego el monarca enfermizo,
de infausta y negra memoria,
en cuya Edad, nuestra gloria
como nieve se deshizo.
Bajo el poder de su hechizo
se estremece todavía.
¡Ay qué terrible armonía,
qué oscuro enlace se nota
entre aquel mísero idiota
y su exhausta monarquía!

Con terrífica sorpresa
y en silencioso concierto
todos los reyes que han muerto
van saliendo de su huesa.
La ya apagada pavesa
cobra los vitales bríos
y se aglomeran sombríos
aquellos yertos despojos,
aquellas cuencas sin ojos,
aquellos cráneos vacíos.

De los monarcas en pos,
respondiendo al llamamiento,
cual si llegara el momento
del santo juicio de Dios,
acuden de dos en dos
por claustros y corredores,
príncipes, grandes señores,
prelados, frailes, guerreros,
favoritos, consejeros,
teólogos e inquisidores.

¡Qué es mirar como serpea
por su semblante amarillo
el fosforescente brillo
que la podredumbre crea!
¡Qué espíritu no flaquea
con mil terrores secretos,
viendo aquellos esqueletos,
que ante el César, que los nombra,
se deslizan por la sombra
mudos, absortos, inquietos!

¡Cuántas altas potestades,
cuántas grandezas pasadas, 
cuántas invictas espadas,
cuántas firmes voluntades
en aquellas soledades
muestran sus restos livianos!
¡Cuántos cráneos soberanos,
que el genio habitara en vida,
convertidos en guarida
de miserables gusanos!

Desde el triste panteón
en que se agolpa y hacina,
hacia el templo se encamina
la fúnebre procesión.
Marcha con pausado son
tras del rey que la congrega,
y cuando a la iglesia llega,
inunda la altiva nave
un resplandor tibio y suave,
que ni deslumbra ni ciega.

Guardando el regio decoro,
como en los siglos pasados,
reyes, príncipes, prelados
toman asiento en el coro.
Después en tropel sonoro
por el templo se derrama,
rindiendo culto a la fama
con que llena las historias,
aquel haz de muertas glorias,
que el César convoca y llama.

Por mandato soberano
de Carlos, que el cetro ostenta
llega al órgano y se sienta
un viejo esqueleto humano.
La seca y huesosa mano
en el gran teclado imprime,
y la música sublime
que a inmensos raudales brota,
parece que en cada nota
reza y llora, canta y gime.

Uniendo al acorde santo
su voz, los muertos despojos
caen ante el ara de hinojos
y a Dios elevan su canto.
Honda expresión del quebranto,
aquel eco de la tumba
crece, se dilata, zumba,
y al paso que va creciendo
resuena con el estruendo
de un mundo que se derrumba:

«Fuimos las ondas de un río
»caudaloso y desbordado.
»Hoy la fuente se ha secado,
»hoy el cauce está vacío.
»Ya ¡oh Dios! nuestro poderío
»se extingue, se apaga y muere.
»¡Miserere!

»¡Maldito, maldito sea
»aquel portentoso invento
»que dió vida al pensamiento
»y alas de luz a la idea!
»El verbo animado ondea
»y como el rayo nos hiere.
»¡Miserere!

»¡Maldito el hilo fecundo
»que a los pueblos eslabona,
»y busca, y cuenta, y pregona
»las pulsaciones del mundo!
»Ya en el silencio profundo
»ninguna injusticia muere.
»¡Miserere!

»Ya no vive cada raza
»en solitario destierro,
»ya con vínculo de hierro
»la humana especie se enlaza.
»Ya el aislamiento rechaza,
»ya la libertad prefiere.
»¡Miserere!

»Rígido y brutal azote
»con desacordado empuje
»sobre las espaldas cruje
»del rey y del sacerdote.
»Ya nada existe que embote
»el golpe ¡oh Dios! que nos hiere.
»¡Miserere!

»Mas ¡ay! que en su audacia loca,
»también el orgullo humano
»pone en los cielos su mano
»y a ti, Señor, te provoca.
»Mientras blasfeme su boca,
»ni paz ni ventura espere.
»¡Miserere!

»No en la tormenta enemiga:
»no en el insondable abismo:
»el mundo lleva en sí mismo
»el rayo que le castiga.
»Sin compasión ni fatiga
»hoy nos mata; pero muere.
»¡Miserere!

»Grande y caudaloso río,
»que corres precipitado
»ve que el nuestro se ha secado
»y tiene el cauce vacío.
»¡No prevalezca el impío,
»ni la iniquidad prospere!
»¡Miserere!»

Súbito, con sordo ruido
cruje el órgano y estalla,
la luz se amortigua, y calla
el concurso dolorido.
Al disiparse el sonido
del grave y solemne canto
llega a su colmo el espanto
de las mudas calaveras,
y de sus órbitas hueras
desciende abundoso llanto.

A medida que decrece
la luz misteriosa y vaga,
todo murmullo se apaga
y el cuadro se desvanece.
Con el alba que aparece
el cortejo se evapora,
y mientras la blanca aurora
esparce su lumbre escasa,
a lo lejos silba y pasa
la rauda locomotora.

Gaspar-Nuñez-de-Arce-02

>>Para leer la biografía y obras de Gaspar Nuñez de Arce, publicadas en otra entrada del blog, pinchar aquí.<<

 

SONY DSC

 

Academia Paraninfo. 

Cursos de Español en Madrid.

Calle Princesa, 70. 28011 Madrid. 

Teléfono: 915433139. 

http://www.paraninfo.com

 

Cursos de español en Madrid

1 comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

DIEGO HURTADO DE MENDOZA. CANCIONES EN REDONDILLAS. POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Diego-Hurtado-de-Mendoza-01

Este mes hemos escogido un poema titulado “Canciones en Redondillas” , del poeta español del siglo XVI: Diego Hurtado de Mendoza.

 

CANCIONES EN REDONDILLAS

1

Pues que tanta priesa os dais
y yo tan poco me quejo,
pesares, libres os dejo;
quiero ver si me acabáis.

En tan peligroso trago,
aunque yo no lo procure,
¿no habrá un bien que me asegure
de este daño que me hago?

No, que no quieren valerme
mis cuidados como hermanos,
sino darme de las manos
cuando pueden ofenderme.

Siempre ofenderme desean,
y yo con ellos me junto
cada y cuando que barrunto
cosas que contra mí sean.

Remedio yo no lo pido,
consejo no lo recibo,
que a mí mismo, porque vivo,
me tengo ya aborrecido.

2

Cuidados, que me traéis
tan vencido al retortero,
acabad, que acabar quiero
porque vos os acabéis.

El ave que el pecho hiere
y tanto a sus hijos ama
con la sangre que derrama
les da vida, aunque ella muere.

Los pesares me maltratan,
dentro en el alma los tengo
y con ella los mantengo,
y ellos consigo me matan.

No es cuidado el que me manda
ni quien me hace la guerra,
mas pesar que me destierra
y placer que en otros anda.

Siempre doblada la pena,
siempre muerte ante los ojos,
por mis pesares y enojos
y por la holganza ajena.

 Diego-Hurtado-de-Mendoza-02

 

Diego Hurtado de Mendoza y Pacheco nació en Granada, en 1503 o 1504.

Murió en Madrid, el 14 de agosto de 1575.

Fue un poeta y diplomático español, embajador de España en Italia. Desde el siglo XVII hay teorías que apuntan a que fue el autor del Lazarillo de Tormes.

Biografía

Hijo del conde de Tendilla, estudió en Granada y en la Universidad de Salamanca. Diego tuvo una privilegiada infancia muy influida por la figura paterna. Su padre, Íñigo López de Mendoza y Quiñones, más conocido por el Gran Tendilla, era Capitán General del reino de Granada al tiempo del nacimiento de Diego y tenía su residencia fijada en La Alhambra. Su madre era Francisca Pacheco, hija de Juan Pacheco, marqués de Villena.

 

Diego-Hurtado-de-Mendoza-03

 

Su padre, siguiendo la tradición familiar de los Mendoza de unir las armas con las letras, quiso dar a sus hijos una educación esmerada, contando con los mejores preceptores de la época y se trajo desde Italia a Granada a Pedro Mártir de Anglería. Así el entorno morisco, por un lado, y el espíritu cultivado y renacentista, por otro, marcaron de por vida al joven.

Marchó como embajador a la corte de Enrique VIII, rey de Inglaterra en 1537, que acababa de quedar viudo y donde se le encomendó negociar unas bodas reales que se frustraron. Tras ello fue nombrado embajador en Venecia (1539 – 1547) para representar además a Carlos I en el Concilio de Trento.

Embajador en Roma (1547), fue luego gobernador de Siena, donde sofocó una sublevación. Se le acusó de irregularidades financieras, y el proceso que solicitó para demostrar su inocencia se falló treinta años después con su absolución (1578). De regreso a España, fue proveedor de la Armada de Laredo y en 1556 recibió el hábito de la Orden de Alcántara. Tres años después está en Bruselas; durante la agonía del príncipe Don Carlos (1568), tuvo una disputa violenta con un caballero que desembocó en su destierro a Medina del Campo por orden de Felipe II, destierro que meses después se le desplazó a Granada, donde su sobrino el marqués de Mondéjar le puso al frente del ejército que tuvo que combatir la sublevación de los moriscos. En Granada estuvo hasta 1574, año en que se le permitió el acceso a la Corte, si bien no a Palacio.

Murió en 1575 tras serle amputada una pierna que se le había gangrenado.

Fue amigo de Santa Teresa de Jesús, con la que mantenía conversaciones piadosas.

 

Diego-Hurtado-de-Mendoza-04

 

Obra literaria

Diego Hurtado de Mendoza representa al aristócrata militar y humanista del siglo XVI, compaginador de las armas y las letras a la misma altura. Conocía el latín, el griego, el hebreo y el árabe, además de varias lenguas europeas. Reunió una nutrida biblioteca a lo largo de sus múltiples viajes por toda Europa, que legó a Felipe II y fue a parar al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Junto a Garcilaso de la Vega y Juan Boscán introdujo los nuevos temas, metros y estrofas de la lírica italiana, si bien, al contrario que estos autores, se inclinó más bien por la sátira maliciosa y picante (la Fábula del cangrejo, por ejemplo), y fue el primero en cultivar el burlesco tema del “soneto del soneto”. De todas formas, no dejó de emplear el arte menor y en sus versos líricos trasluce una fina melancolía. Destaca su Epístola a Boscán y el poema mitológico Fábula de Hipómenes y Atalanta.

 

Diego-Hurtado-de-Mendoza-05

 

Varios autores del siglo XVII atribuyeron a este escritor la autoría del Lazarillo de Tormes, la primera novela moderna española, teoría que alcanzó cierta fama sobre todo en el siglo XIX. En marzo de 2010 la prestigiosa paleógrafa Mercedes Agulló y Cobo descubrió en un inventario de los papeles de Juan López de Velasco (autor de las correcciones de la edición conjunta censurada del Lazarillo y la Propalladia de Torres Naharro titulada Propaladia de Bartolomé de Torres Naharro, y Lazarillo de Tormes) que aludían, según esta investigadora, a las cajas de documentación perteneciente a Diego Hurtado de Mendoza, la frase «Un legajo de correcciones hechas para la impresión de Lazarillo y Propaladia», lo cual la llevó a escribir el libro titulado A vueltas con el autor del Lazarillo en el que postula «una hipótesis seria sobre la autoría del Lazarillo, que fortalecida por otros hechos y circunstancias apunta sólidamente en la dirección de don Diego».

Lope de Vega lo elogia en su frase «¿Qué cosa aventaja a una redondilla de don Diego Hurtado de Mendoza?».

Es autor, asimismo, de una reconocida historia de la Guerra de las Alpujarras basada en sus experiencias militares y políticas durante la sublevación de los moriscos en 1568-1570, que se publicó póstumamente en 1627 por Luis Tribaldos de Toledo bajo el título Guerra de Granada hecha por el rei de España don Philipe II, nuestro señor contra los Moriscos de aquel reino, sus rebeldes.

Diego-Hurtado-de-Mendoza-06

 

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

FERNANDO DE HERRERA. TRES POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Fernando_de_Herrera_el_Divino-01

Este mes hemos seleccionado tres poemas cortos de Fernando de Herrera. Un escritor español del Siglo de Oro, conocido especialmente por su obra poética. Fue apodado “El Divino”.

 

Yo voy por esta solitaria tierra. Fernando de Herrera.

De antiguos pensamientos molestado,
huyendo el resplandor del sol dorado,
que de sus puros rayos me destierra.

El paso a la esperanza se me cierra,
de una ardua cumbre a un cerro vo enriscado,
con los ojos volviendo al apartado
lugar, sólo principio de mi guerra.

Tanto bien representa la memoria
y tanto mal encuentra la presencia,
que me desmaya el corazón vencido.

¡Oh crueles despojos de mi gloria!
desconfianza, olvido, celo, ausencia,
¿por qué cansáis a un mísero rendido?

 

Yo vi unos bellos ojos. Fernando de Herrera.

Con dulce flecha un corazón cuitado,
y que para encender nuevo cuidado
su fuerza toda contra mí pusieron.

Yo vi que muchas veces prometieron
remedio al mal, que sufro no cansado,
y que cuando esperé vello acabado,
poco mis esperanzas me valieron.

Yo veo que se asconden ya mis ojos
y crece mi dolor y llevo ausente
en el rendido pecho el golpe fiero.

Yo veo ya perderse los despojos
y la membrana de mi bien presente
y en ciego engaño de esperanza muero.

Esta desnuda playa. Fernando de Herrera.

Esta desnuda playa, esta llanura
de astas y rotas armas mal sembrada,
do el vencedor cayó con muerte airada,
es de España sangrienta sepultura.

Mostró el valor su esfuerzo, mas ventura
negó el suceso y dio a la muerte entrada,
que rehuyó dudosa, y admirada
del temido furor, la suerte dura.

Venció otomano al español ya muerto,
antes del muerto el vivo fue vencido,
y España y Grecia lloran la vitoria,

pero será testigo este desierto
que el español muriendo, no rendido,
llevó de Grecia y Asia el nombre y gloria.

Fernando_de_Herrera_el_Divino-02

Fernando de Herrera nació en Sevilla, en 1534 y murió también en Sevilla en 1597. Fue un escritor español del Siglo de Oro, conocido especialmente por su obra poética. Fue apodado “El Divino”.

Su poesía parte de la herencia petrarquista, en la que pretende introducir novedades, y él mismo plantea su producción como una profundización con respecto de Garcilaso de la Vega. En este sentido, Herrera es autor de unas Anotaciones a la poesía de Garcilaso (1580).

Su obra literaria es relativamente variada, teniendo en cuenta, además, las obras perdidas. Entre sus obras conservadas destacan unas en prosa, como la Relación de la guerra de Chipre y suceso de la batalla naval de Lepanto y el Elogio de la vida y muerte de Tomás Moro, semblanza de su vida con valoraciones de su pensamiento político.

Entre las no conservadas figuran varios poemas de carácter épico y mitológico como La gigantomaquia, sobre los titanes; El rapto de Proserpina y Gestas españolas de valerosos.

Nació en el seno de una muy humilde familia, y se educó a las órdenes del maestro Pedro Fernández de Castilleja sin obtener, a lo que parece, título académico alguno.

Trabó amistad con don Álvaro de Portugal y Colón, II conde de Gelves, casado con doña Leonor Fernández de Córdoba y Milán de Aragón, hija del señor de Valenzuela (Córdoba), llegados a Sevilla en 1559, que, desde muy pronto, se convirtieron en sus protectores, y esta última en su Musa, la enamorada que aparece aludida en sus versos como Luz, Estrella, Eliodora etc.

Hacia 1565 ó 1566, tras haber recibido órdenes menores, se convierte en beneficiado de la iglesia de San Andrés. Frecuentó el reducido círculo de intelectuales y poetas sevillanos que se formó alrededor del humanista Juan de Mal Lara, entre los que se encontraba el pintor Pacheco y otros poetas, que darían lugar a la llamada Escuela sevillana.

Juan Rufo y otros contemporáneos señalaron su carácter áspero, retraído y orgullloso. En 1572 publica en Sevilla su Relación de la guerra de Chipre y suceso de la batalla naval de Lepanto, en que incluyó su celebérrima Canción en alabança de la Divina Magestad por la victoria del señor don Juan en la batalla de Lepanto. Tras la muerte de su musa en 1578, Herrera se dedicó a corregir y limar los versos nacidos de su amor juvenil. La publicación de su comentario a los poemas de Garcilaso de la Vega (Obras de Garcilaso de la Vega con anotaciones de Fernando de Herrera [Sevilla, 1580]) originó una agria polémica entre los admiradores del poeta toledano. Un castellano, con el seudónimo de Damasio, escribió una carta feroz contra Herrera, y el Conde de Haro, Juan Fernández de Velasco, que era condestable de Castilla, redactó unas Observaciones del Licenciado Prete Jacopín, vecino de Burgos, en defensa del príncipe de los poetas castellanos Garcilasso de la Vega, vecino de Toledo, contra las Anotaciones que hizo a sus obras Fernando de Herrera, poeta sevillano. A este ataque y el anterior contestó Herrera con un opúsculo Al muy reverendo padre Prete Jacopín, secretario de las Musas, impreso por primera vez en Sevilla, en 1870. El conde de Gelves muere en 1581 a causa de la epidemia que asolaba a la sazón la ciudad de Sevilla. En 1582, después de haber atormentado a los impresores con sus caprichos tipográficos y de haber corregido a mano las erratas de muchos de los ejemplares impresos, Fernando de Herrera publica por fin una breve antología de su obra poética: Algunas obras de Fernando de Herrera, en edición no venal, ya que no lleva la tasa acostumbrada. Su semblanza biográfica de Tomás Moro (Sevilla, 1591) fue la última obra que publicó en vida. En 1619 el pintor Francisco Pacheco, autor, por lo demás, del conocido retrato del poeta, publicó una recopilación póstuma de la producción lírica de Fernando de Herrera: Versos de Fernando de Herrera, que contiene 372 poemas, seis de ellos repetidos; algunos expertos han puesto en duda la autenticidad de algunos de ellos, porque la lengua es muy diferente, con cultismos y más arcaizante; seguramente Pacheco utilizó unos manuscritos antiguos de Herrera o retocó los textos, o ambas cosas a la vez. Un manuscrito de la Biblioteca Colombina, con el título de Obras de Fernando de Herrera, natural de Sevilla, recogidas por don Ioseph Maldonado de Ávila y Saavedra. Año 1637, que publicó José María Asensio; contiene 28 poemas inéditos y varias copias de las Anotaciones.

 

Fernando_de_Herrera_el_Divino-03

 

Literatura

La poesía de Fernando de Herrera se considera un hito ineludible en la superación del petrarquismo en las letras españolas y, por ahí, un eslabón importantísimo en la evolución de la poesía cultista castellana desde Garcilaso de la Vega a Luis de Góngora. Se han perdido algunas obras juveniles de Herrera, la mayoría de épica culta e inspiradas en Claudiano: La gigantomaquia, El robo de Proserpina, Amadís. También se ha perdido el “poema trágico” de Los amores de Lausino y Corona, que debía cantar las relaciones del poeta con Leonor de Milán. Se conservan menciones a un poema heroico sobre grandes personajes españoles y a otro didáctico sobre “la origen y orden firme de las cosas”. Se ha perdido también un Arte poética citada por Francisco de Medina en el prólogo a las Anotaciones, y una Historia general de España citada por Francisco de Rioja y Rodrigo Caro. En 1592 se publicó Tomás Moro, una biografía del santo inglés escrita por él que al parecer es un fragmento de la Historia de las cosas más notables que han sucedido en el mundo. José Manuel Blecua ha editado todos los textos líricos conservados del poeta.

Fernando de Herrera fue un gran perfeccionista del verso; ingenió una ortografía más ajustada al sonido de las palabras y una puntuación especial para señalar las pausas de la elocución, los hiatos, las sinéresis y las dialefas. Despreció la falta de vigor masculino de algunos líricos de la primera mitad del siglo XVI. La simbología lumínica y sus varias coagulaciones metafóricas en sus versos amorosos tiene que ver con el platonismo que acusan; como “claroscuro sentimental” lo califica el hispanista Oreste Macrí. Se trata de un amplio cancionero petrarquista que atraviesa por tres estados: una revelación amorosa que contiene el elogio cortesano y galante de la belleza de la amada; un estadio de fugaz relación humana y, por último, una vuelta de la amada a la inicial tibieza que tiñe el amor del poeta en los colores de la nostalgia: surge el canto a la noche y a la oscuridad y el ubi sunt?. Este desengaño le impulsará hacia la poesía moral. La muerte de Leonor da fin a este cancionero in vita con varias composiciones al deceso. Sin embargo, como poeta petrarquista, sus logros empalidecen algo ante la fuerza de su vena épica, mucho más inspirada, y depurada de los excesos retóricos gracias a una contención y esencialidad que le viene de los modelos bíblicos de la misma, que sigue con preferencia a los italianos. Puede considerarse, en conjunto, por su poesía atormentada y prebarroquista, dentro del Manierismo.

Obras

  • Relación de la guerra de Chipre y suceso de la batalla naval de Lepanto (Sevilla, 1572).

  • Obras de Garci Lasso de la Vega con anotaciones de Fernando de Herrera (Sevilla, 1580; edición facsímil Madrid: CSIC, 1973)

  • Algunas obras de Fernando de Herrera (Sevilla, 1582)

  • Versos de Fernando de Herrera emendados y divididos por él en tres libros. (Sevilla, 1619), edición de Francisco Pacheco.

  • Amores de Lausino y Corona

Fernando_de_Herrera_el_Divino-04

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

 

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

EL NIÑO DIVINO (VILLANCICO DE NAVIDAD). MANUEL MACHADO. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Manuel-machado-01

Este mes hemos seleccionado un poema navideño, un villancico, titulado “El niño Divino”. Su autor es Manuel Machado un poeta enmarcado en el modernismo, hermano de Antonio Machado.

 

El Niño divino (villancico de Navidad) de Manuel Machado:

De llanto y risa,
de risa y llanto.

Venid a ver el infante
que ha nacido en el establo,
que por ser Rey en los Cielos
no quiso en tierra  palacios.

Es el niño más bonito
que nunca vieron humanos…
En la boquita y los ojos
tiene un indecible encanto,

de llanto y risa,
de risa y llanto. 

Para que no sienta el frío
del mundo donde ha llegado,
una mulita y un buey
su aliento le están echando.

Tiene por lecho las pajas,
por techo el cielo estrellado…
De una claridad sublime,
tiene el semblante bañado…

De llanto y risa,
de risa y llanto. 

Cuando el niño sea un hombre
lo llevarán al Calvario…
Pero su Padre Divino
lo arrebatará en sus brazos…

Como a la par llora y ríe,
al mover de uno a otro lado
la cabecita, en el aire
traza del Iris el arco…

De llanto y risa,
de risa y llanto..

 

 

Manuel-machado-06

Manuel Machado Ruiz nació en Sevilla, el 29 de agosto de 1874.

Murió en Madrid, el 19 de enero de 1947.

Fue un poeta y dramaturgo español, enmarcado en el Modernismo, y hermano de Antonio Machado.

Primeros años

Manuel fue el primer hijo de Ana Ruiz Hernández y Antonio Machado Álvarez, al que seguirían Antonio, José, Joaquín y Francisco.

Nacido el 29 de agosto de 1874 en el número 20 de la calle de San Pedro Mártir, su infancia transcurrió en el  Palacio de las Dueñas, donde su familia había alquilado una de las estancias destinadas a particulares. Cuando Manuel tenía 9 años, la familia se trasladó a Madrid, al conseguir Antonio Machado Núñez, el abuelo paterno, una cátedra en la Universidad Central.

Juventud

En Madrid inició con sus hermanos sus estudios en la Institución Libre de Enseñanza, dirigida por Francisco Giner de los Ríos, gran amigo del abuelo de Manuel. Más tarde los completó con el bachiller y una licenciatura en Filosofía y Letras por la Universidad de Sevilla, finalmente conseguida el 8 de noviembre de 1897. En esa época conoció en la capital andaluza a Eulalia Cáceres, con la que se casaría trece años después.

Entregado a la vida bohemia madrileña junto con su hermano Antonio, Manuel empezó a dar a conocer sus primeras poesías y colaborar en jóvenes publicaciones como las editadas por Francisco Villaespesa y Juan Ramón Jiménez. En marzo de 1898, Manuel viajó a París para trabajar como traductor en la editorial Garnier. En 1902, aún en París, publicó su primer libro Alma, un término clave del vocabulario simbolista. Permaneció en la capital francesa hasta 1903, compartiendo piso con Enrique Gómez Carrillo, Amado Nervo y Rubén Darío, y en la última etapa con el actor Ricardo Calvo, que también acogió en su apartamento a otros dos Machado, Antonio y Joaquín (que regresaba de su experiencia americana “enfermo, solitario y pobre”).

De regreso en España, desarrolló una intensa actividad literaria con colaboraciones en el recién fundado diario ABC y en la veterana Blanco y Negro. En 1903 estrenó en Sevilla Amor al vuelo, comedia burguesa con final feliz escrita en colaboración con su amigo de la infancia José Luis Montoto (hijo del folclorista Luis Montoto). Mucho más trascendecia tuvo la publicación en 1905 de su libro Caprichos, con dibujos de su hermano José.

Tras publicar El mal poema y vivir itinerante entre Madrid y Barcelona, acaba recalando de nuevo en Sevilla. Allí se casa, en la parroquia de San Juan de la Palma, el 16 de junio de 1910, con la paciente Eulalia Cáceres Sierra, de treinta años de edad (Manuel está apunto de cumplir los 36). El matrimonio se trasladó a Madrid, donde, según Pérez Ferrero, el libertino Manuel Machado “se consagró a su mujer con devoción única”.

Manuel-machado-05-Antonio-Machado

Madurez

En 1913, Manuel opositó al Cuerpo Facultativo de Archiveros, Bibliotecarios y Arqueólogos, consiguiendo plaza en Santiago de Compostela, que gracias influencias en el Ministerio, le permutaron por una en la Biblioteca Nacional de Madrid, y al año siguiente dobló su funcionariado con otra plaza de archivero en el Ayuntamiento de Madrid. Como director de la Biblioteca Municipal (más tarde Biblioteca Histórica Municipal) y el Museo Municipal de Madrid, impulsó varias revistas literarias de escasa duración.

En 1914 estalla la Primera Guerra Mundial y Manuel deja clara su posición “aliadófila” en diversos escritos (Día por día de mi calendario, 1918). Acabada la contienda, viajó por Francia y Bélgica como corresponsal de El Liberal.

En 1921 publicó el que muchos especialistas han considerado su mejor poemario, Ars moriendi. Al hilo de la gran acogida que tiene el libro y la decisión del poeta de retirarse con él del ruedo poético, se cruza entre Manuel y Antonio una discusión epistolar en la que Manuel acaba escribiendo: “Tu poesía no tiene edad. La mía sí la tiene”. Sentencia contra la que Antonio Machado, concluirá en otra carta: “La poesía nunca tiene edad cuando es verdaderamente poesía”.

A lo largo de los años veinte, los dos hermanos colaboran con gran éxito popular y de crítica en una serie de comedias en verso, en un alarde de entendimiento creativo. José Antonio Primo de Rivera asiste con su padre al homenaje rendido a los dos Machado con motivo del estreno de La Lola se va a los puertos. En el discurso que pronuncia esa noche del 28 de noviembre de 1929, (el primero del que ha quedado noticia), el joven líder falangista dijo, según recogió luego la crónica de Blanco y Negro: “…dos intelectuales henchidos de emoción humana, receptores y emisores de la gracia, la alegría y la tristeza populares…”.

En 1931, en una acto celebrado en el Ateneo de Madrid el 26 de abril de ese año, Manuel hace público, en colaboración con el músico Oscar Esplá, el borrador de un himno para la Segunda República Española (que provisionalmente había adoptado el de Riego). Los primeros versos, escritos por Manuel en su fervor republicano, decían así:

Es el sol de una mañana

de gloria y vida, paz y amor.

Libertad florece y grana

en el milagro de su ardor.

¡Libertad!

España brilla a tu fulgor,

como una rosa de Verdad.

Manuel Machado aparece en la lista de intelectuales españoles que el 11 de febrero de 1933 fundaron la Asociación de Amigos de la Unión Soviética. Sin embargo, a partir de ese mismo año, Manuel exteriorizó su posición personal ante los acontecimientos socio-políticos que le rodeaban. En un artículo del diario madrileño La Libertad, Manuel Machado fijó su ideología:

“El mundo se debate hoy -lejos de toda libertad- entre dos dictaduras: la capitalista y la colectivista, la burguesa y la proletaria, entre el fascismo y el comunismo. Ambas son igualmente enemigas de la individualidad(…). Ambas son para mí igualmente destestables”.

Vejez

El estallido de la guerra civil le separó físicamente del resto de su familia. La rebelión militar del 18 de julio sorprende a Manuel y Eulalia en Burgos, visitando como todos los años a Carmen Cáceres, religiosa de la orden de las Esclavas del Sagrado Corazón.

El matrimonio se hospeda en la pensión Filomena, entre toreros, intelectuales, actores, militares, funcionarios y periodistas. Sus contertulios van desde el amigo Ricardo Calvo o el diestro Marcial Lalanda, hasta Juan Ignacio Luca de Tena o el futuro ministro José Ibáñez Martín.

Una entrevista concedida a una revista francesa (Comoedia) ese mismo julio de 1936 (en la que Manuel comete la indiscrección de comentar que “esto puede durar siete años, como la guerra carlista”), es aprovechada por Mariano Daranas, corresponsal de ABC en París, para denunciar al “eminente lírico y afortunado burócrata”. Ha estallado el festival de las envidias en España, que causarán tantos muertos o más que las acciones bélicas. Manuel Machado fue detenido por la policía el 29 de septiembre, permaneciendo encarcelado hasta el 1 de octubre (gracias a una larga lista de intercesores, de cuya certeza no ha podido llegarse a dar referencia cierta).

Miguel Pérez Ferrero, uno de sus primeros biógrafos junto con Miguel d’Ors, relata el suceso del inesperado nombramiento de Manuel como académico de la Lengua Española. La noticia se la dan “dos escritores que llegan de Salamanca” (Pemán y D’Ors), comunicándole su elección por unanimidad con fecha de 5 de enero de 1938, y a condición de que tomase posesión de inmediato. Manuel aceptó, pronunciando en el Palacio de San Telmo de San Sebastián su discurso de ingreso en torno a su propia obra el 19 de febrero de ese mismo año.

Manuel continuó escribiendo poesía y participando en proyectos como Los versos del combatiente o la Corona de sonetos en honor de José Antonio Primo de Rivera, culminando su compromiso político-literario con el poema «Al sable del Caudillo», al tomar Madrid las tropas rebeldes, en el año 1939.

No ha quedado claro como se llegó a enterar Manuel de la muerte de su madre y su hermano Antonio. Entraron en Francia en dirección París, pero en el camino se les informó de que las muertes habían ocurrido en Colliure, donde acudieron él y Eulalia y permanecieron dos días, regresando luego a Burgos.

Tras la guerra se reincorporó a su cargo de director de la Hemeroteca y del Museo Municipal de Madrid, jubilándose poco después. Siguió escribiendo poesía, en gran parte de carácter religioso, influido por su esposa y el entorno. Su labor literaria a favor de diversas figuras y símbolos del franquismo fue más tarde muy criticada.

Murió en Madrid el 19 de enero de 1947. Fue enterrado en el cementerio de La Almudena, tras un funeral presidido por el ministro de Educación Nacional, Ibáñez Martín y Pemán, en aquellos días director de la Real Academia.

Tras hacer donación de la biblioteca y archivo de su marido a la Diputación Provincial de Burgos y la Institución Fernán González, su viuda ingresó en una congregación religiosa dedicada al cuidado de niños abandonados y enfermos.

Obra

Manuel Machado, continuó en algunos aspectos la tarea de su padre como divulgador y renovador del folclore popular y el «cante hondo». Su producción poética abunda en estructuras idóneas para el cante: coplas, seguidillas, y soleares. Creó una nueva variante de soleá en la que el verso central tiene un número desproporcionado de sílabas (9, 10, 11, ó más sílabas), que bautizó como soleariyas. También cultivó el romance, los cuartetos y serventesios, y el soneto, estrofa que renovó con una variante (el sonetillo), que utiliza versos de arte menor, generalmente octosílabos, y en algún caso trisílabos (como en el sonetillo titulado «Verano»).

Influido por Verlaine y Rubén Darío, su verso aparece ingenioso, ágil y expresivo, con huellas del parnasianismo y los poetas malditos franceses. A menudo se ha contrapuesto esta vertiente definidamente modernista con su inserción en el contexto la Generación del 98.

Libros de poemas

  • Tristes y alegres (1894)

  • Alma (1901).

  • Caprichos (1902).

  • Los cantares (1905).

  • La Fiesta Nacional (1906).

  • El mal poema (1909).

  • Apolo (1911).

  • Cante hondo (1916).

  • Ars moriendi (1921).

  • Phoenix (1936).

  • Horas de oro (1938).

  • Poesía. Opera omnia Lyrica (1940).

  • Cadencias de cadencias. Nuevas dedicatorias (1943).

  • Horario (1947).

  • La fiesta nacional

  • Cante hondo

Obras de teatro

Los hermanos Manuel y Antonio escribieron juntos varias obras dramáticas de ambiente andaluz. Su obra más popular sería La Lola se va a los puertos, llevada al cine en dos ocasiones.

  • Desdichas de la fortuna o Julianillo Valcárcel (1926).

  • Juan de Mañara (1927).

  • Las adelfas (1928).

  • La Lola se va a los puertos (1929). (Leer en Wikisource)

  • La prima Fernanda (1931).

  • La duquesa de Benamejí (1932).

  • El hombre que murió en la guerra (1928. Estreno en 1941)

Aunque la obra poética de ambos es muy distinta, se aprecian ciertos paralelismos. Así, ambos compusieron sendas poesías autobiográficas («Adelfos», de Manuel, y «Retrato», de Antonio), utilizando versos alejandrinos organizados en serventesios.

Novela

  • El amor y la muerte (1913).

Ensayo

  • La guerra literaria (1914).

  • Un año de teatro (1918).

Manuel-machado-04

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

1 comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

FELIPE BENÍTEZ REYES. LAS SOMBRAS DEL VERANO. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

MD15. MADRID, 06-02-07.- El narrador y poeta Felipe Benítez Reyes, que obtuvo el pasado mes de enero el Premio Nadal con "Mercado de espejismos", durante la presentación hoy en Madrid de su libro. EFE/B. Echavárri ESPAÑA-PREMIO NADAL

 

Este mes hemos seleccionado un poema titulado Las Sombras del Verano, de un poeta Premio Nacional de Poesía en 1996: Felipe Benítez Reyes.

 

Las sombras del verano de Felipe Benítez Reyes. 

Aquel verano, delicado y solemne, fue la vida.
Fue la vida el verano, y es ahora
como una tempestad, atormentando
los barcos fantasmales que cruzan la memoria.

Alguien retira flores muertas
del cuarto de los invitados
y hay una luz cansada tendida sobre el suelo,
como un dios malherido, y van yéndose coches
en que agitan pañuelos unos niños.

                                                             Trae la noche
un viento helado y bronco que es el viento
del pasado, y en la terraza esparce
hojas secas y rosas y periódicos, mientras miro
el sepulcral avance del mar sobre la arena,
llevándose y trayendo troncos viejos,
hierros llenos de algas, y algún juguete roto.

Ahora recorro
ciudades que son una ciudad sola, y siempre oscura,
cargado de maletas, sin dinero,
buscando un hotel sin nombre
donde alguien me espera
para revelarme aquello que no quiero saber,
para darme una llave…
                                         Oigo esta noche
tu cuerpo desplomarse en la piscina,
y las risas festivas
de los amigos, encendiendo bengalas.
                                                               Y estoy
de pronto en una calle, esperándote
para acudir al piso de las citas furtivas
olor a tabaco rancio.

                                   Se muere el mar de otoño
y hay niños que apuñalan las estatuas
y las olas arrastran candelabros, sables rotos.
Alguien que no conozco me persigue llorando
-pero sé que el verano fue la vida.

Llega un balón rodando hasta mis pies,
a la mesa en que escribo.
                                            Unos niños,
con los ojos vacíos, me hablan
y es un eco trasmundano
el que tienen sus voces, que resuenan
en el jardín, como un disco incesante
cada noche, en la memoria.
                                                Estoy de nuevo
en la ciudad entenebrada que nunca he visitado,
buscando direcciones
que dicta la memoria confusa -y un papel
con cifras de teléfonos que suenan
en salones vacíos.
                               Me he sentado
en un cafetín del muelle a descansar
y alguien comenta a gritos no sé qué
de una niña suicida que encontraron
con las muñecas abiertas, y una carta a sus padres…
Se marchaban los coches cuando el sol declinaba,
mientras yo recogía los juguetes
y el mar iba volviéndose más frío,
verde y bronco.

                            Oigo pasos
casa no hay nadie.

mi memoria recorre, descalza, el laberinto.

De “La mala compañía”.

 

Felipe-Benitez-Reyes-02

Felipe Benítez Reyes nació en Rota, Cádiz España en 1960

Es un escritor español

Fue en su ciudad natal, Rota, donde inició sus primeros estudios, que después continuó en el Colegio San Luis Gonzaga de El Puerto de Santa María. Estudió Filología Hispánica en la Universidad de Cádiz y en la de Sevilla. Actualmente reside en su lugar natal, Rota. Es autor de una obra versátil que abarca la poesía, la novela, el relato, el ensayo y el artículo de opinión. Ha obtenido el premio Nadal de novela, el premio Hucha de Oro de cuentos, el premio Julio Camba de periodismo, el premio Ateneo de Sevilla de novela, el premio Loewe de poesía, el premio de la Crítica y el premio Nacional de Literatura. Sus libros están traducidos al inglés, al italiano, al ruso, al francés, al rumano y al portugués.

 

Felipe-Benitez-Reyes-03

 

Premios

  • Premio Ciudad de Melilla, por Vidas improbables (1995)

  • Premio Nacional de Poesía, por Vidas improbables (1996)

  • Premio de la Crítica, por Vidas improbables (1996)

  • Premio Nadal, por Mercado de espejismos (2007)

Obra

Poesía

  • Paraíso manuscrito (Calle del Aire. Sevilla, 1982).

  • Los vanos mundos, (Maillot Amarillo. Granada, 1985).

  • Pruebas de autor (Renacimiento. Sevilla, 1989).

  • La mala compañía (Mestral. Valencia, 1989).

  • Poesía 1979-1987 (Hiperión. Madrid, 1992).

  • Sombras particulares (Visor. Madrid, 1992).

  • Vidas improbables (Visor. Madrid, 1995).

  • Paraísos y mundos. Poesía reunida (Hiperión. Madrid, 1996).

  • El equipaje abierto (Tusquets. Barcelona, 1996).

  • Escaparate de venenos (Tusquets. Barcelona, 2000).

  • Trama de niebla (Tusquets, 2003) reúne los poemas de Paraíso manuscrito, Los vanos mundos, Pruebas de autor, La mala compañía, Sombras particulares, El equipaje abierto y Escaparate de venenos. Además incluye la sección “Poemas dispersos”, que recoge versos publicados en varias publicaciones y algunos poemas hasta ahora inéditos.

  • La misma luna (Visor, Madrid, 2007).

  • Las identidades (Visor, Madrid, 2012).

Felipe-Benitez-Reyes-06

Narrativa

  • Chistera de duende (1991).

  • Tratándose de ustedes (1992).

  • Un mundo peligroso (1994). Relatos.

  • La propiedad del paraíso (1995).

  • Humo (1995).

  • Impares, fila 13 (1996). En colaboración con Luis García Montero.

  • Maneras de perder (1997). Relatos.

  • El novio del mundo (1998).

  • Lo que viene después de lo peor (1998). Narrativa juvenil.

  • El pensamiento de los monstruos (2002).

  • Los libros errantes (2006). Literatura infantil.

  • Mercado de espejismos (2007). Premio Nadal Destino, 2007.

  • Oficios estelares (2009). Relatos, incluye: Un mundo peligroso, Maneras de perder y el inédito Fragilidades y desórdenes.

  • Cada cual y lo extraño (2013). Destino. Relatos.

Felipe-Benitez-Reyes-04

Híbridos

  • Formulaciones tautológicas (Zut ediciones, 2010). Texto + collage

Teatro

  • Los astrólogos errantes: leyenda en verso en tres actos (2005).

Ensayo

  • Rafael de Paula (1987). Escritos taurinos.

  • Bazar de ingenios (1991).

  • La maleta del náufrago (1997).

  • Gente del siglo (1997).

  • Palco de sombra (1997). Escritos taurinos.

  • Cuaderno de ruta de Ronda (1999).

  • El ocaso y el oriente (2000).

  • Papel de envoltorio (2001). Artículos de prensa.

Felipe-Benitez-Reyes-05

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

DIEGO JESÚS JIMÉNEZ. OFICIO DE VERANO. LA MÚSICA SERENA. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Diego_jesus_jimenez_01

Este mes hemos seleccionado dos poemas: Oficio de verano y  La música serena de un poeta español que fue premio Nacional de Poesía en 1997: Diego Jesús Jimenez. Encuadrado entre la generación del 50 y los Novísimos.

 

La música serena

La música serena,
más callada, se enciende con la tarde;
sobre la verde vena
del agua, brilla y arde
junto al silencio de armonía plena.

Con ritmo lento huye
por transparentes luces alumbrada.
Oh, claridad que fluye
y en sombras agostada
contempla su pureza y se destruye.

 

Oficio de verano

                              A Francisco Fernández

Al borde del estanque se apresura
por derramar un pájaro su idioma;
roza a las flores, sufre con su aroma
la levedad de ser substancia pura.

Inclínase la flor en la amargura
de ser sólo el reflejo al que se asoma;
agua, por fin, que del estanque toma
sólo la soledad de su agua obscura.

En negras transparencias y humedades
por sonidos y sombras dibujadas
brilla fa luz de un pájaro en su vuelo;

luz que en la tarde rompe las verdades
de la flor en el agua reflejadas
al deshacer su imagen y su cielo.

De “Itinerario para naúfragos” 1997

 

Diego_jesus_jimenez_02

Diego Jesús Jiménez nació en Madrid, el 24 de diciembre de 1942 y murió también en Madrid el 13 de septiembre de 2009.

Fue un poeta, pintor y periodista español.

Residió en su infancia en Priego (Cuenca) y en su adolescencia en la capital conquense. Estudió bachillerato en Barcelona y preuniversitario en Cuenca. Se licenció en la Escuela de Periodismo de la Iglesia, en temas culturales.

Diego_jesus_jimenez_03

 

Trabajó en el Ministerio de Información y Turismo y en los setenta fundó la colección de poesía Alfa de Editora Nacional, de la que fue despedido en 1977 por su defensa de las libertad durante la transición a la democracia. Tras intensa militancia política, desde 1982 se dedicó exclusivamente a la pintura y a la poesía. Consiguió el premio Adonais en 1964 por La ciudad, el Fray Luis de León de poesía y el premio Nacional de Poesía en 1997 por Itinerario para náufragos. Como pintor realizó su primera exposición pública en junio de 1991 en la galería Kreisler de Madrid.

 

Diego_jesus_jimenez_04

 

Situado entre la generación del 50 y los Novísimos, la poesía de Diego Jesús Jiménez se independiza de estos modelos. Posee un carácter visionario, pero legible, que algunos han definido como un neorromanticismo cívico. Según Juan José Lanz, “Su poesía se funda en una concepción anticipatoria del arte: la poesía anticipa en su escritura, a través del sueño, algo que la realidad no puede darnos. La concepción del arte como anticipación adquiere una dimensión comprometida que revierte en la realidad soñada como materialización, a través de la escritura de una utopía superadora del sistema social de valores vigente. Si el arte posee una capacidad anticipadora de la realidad, la palabra poética adquiere un carácter performativo, por el que materializa en el lenguaje la utopía que nombra”

 

Diego_jesus_jimenez_05

 

Obras

Lírica

  • 1.- Grito con carne y lluvia, Cuenca, Imp. Minerva, 1961. Premio del Club Internacional de Poesía de Jerez de la Frontera (Cádiz)

  • 2.- Ámbitos de entonces, Palencia, Rocamador, 1963. Finalista del premio “Eduardo Alonso” 1973

  • 3.- La valija, Bilbao, Alrededor de la mesa, 1963

  • 4.- La ciudad, M., Col. Adonais, 1965 (Premio Adonais 1964)

  • 5.- Coro de ánimas, M., Biblioteca Nueva, 1968 (Premio Nacional de Literatura)

  • 6.- Fiesta en la oscuridad, M., Dagur, 1976. Premio Bienal de Zamora

  • 7.-Sangre en el bajorrelieve, Premio Internacional El Olivo de Jaén 1979

  • 8.- Bajorrelieve, Huelva, Diputación, 1990 (Premio Juan Ramón Jiménez 1990)

  • 9.- Poesía (1960-1990), 1990

  • 10.-Interminable imagen, 1995, premio de Poesía de Villafranca del Bierzo

  • 11.- Itinerario para náufragos, M., Visor, 1996 (Premio Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma de 1996, Premio de la Crítica 1997, Premio Nacional de Literatura 1997)

  • 12.- Poesía, B., Anthropos, s.f. (Prólogo de Mª del Pilar Palomo)

Ensayo

  • Ocho poetas del campo de Castilla (1968)

  • Martínez Novillo (1972)

  • José Sancha (1975).

 

Diego_jesus_jimenez_portada

 

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

 

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

JOSÉ ANTONIO MUÑOZ ROJAS. TRES POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-01

Este mes hemos escogido tres poemas cortos de José Antonio Muñoz Rojas, poeta andaluz encuadrado en la Generación del 36 y que fue fue Premio Nacional de Poesía en 1998.

 

Yo no sé desear más que la vida… de José Antonio Muñoz Rojas:

Yo no sé desear más que la vida,
porque entre las victorias de la muerte
nunca tendrás la grande de tenerte
como una de las suyas merecida

y porque más que a venda y más que a herida
está mi carne viva con quererte,
e igual mi corazón que un peso inerte,
halla su gravedad en tu medida.

¡Qué temblor no tenerlo en ningún lado,
ni en el pecho, la vena o la palabra,
y a lo mejor en valle, fuente o roca!

¡Corazón prisionero y emigrado,
que con cada latido el hierro labra,
y que convierte en sueño cuanto toca!

 

 

Rosa de siempre de José Antonio Muñoz Rojas:

Tú de verdad y para ti mi vida,
Rosa de siempre lo mortal te sabe
de memoria y amor. ¿Qué en ti no cabe?
Mi verso para ti. Tú, su medida.

Pedazo de mi tiempo, de mi herida,
me llevas y te llevo, mar y nave,
¡oh, Rosa, ¿qué hará el labio que te alabe
mas que alabarte? Lo fugaz se olvida.

Pero nunca la luz. El viejo río
seguirá su camino al mar, la nada.
Por los aires de Dios la primavera

seguirá proclamando el poderío
de lo que pasa. Oh, Rosa condenada
por dentro a florecer, morir por fuera.

 

A ti la siempre flor, la siempre viva… de José Antonio Muñoz Rojas:

A ti la siempre flor, la siempre viva
raíz, la siempre voz de mi desvelo;
a ti la siempre luz, el siempre cielo,
abierto a dura piedra y verde oliva.

A ti la siempre sangre fugitiva
de cuanto en ti no halló razón y celo;
a ti mi siempre verso, el siempre vuelo
del torpe corazón y ala cautiva.

A ti mis pensamientos aguardando
antes de amanecer a que amanezca,
para montar su guardia a memoria;

a ti mis dulces sueños entornando
puertas al alba porque no amanezca,
y se pierda en la luz tu tierna historia.

 

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-02

 

José Antonio Muñoz Rojas nació en Antequera, el 9 de octubre de 1909 y murió en Mollina, 29 de septiembre de 2009.

Fue un longevo poeta y narrador español encuadrado en la Generación del 36.

La vida literaria de José Antonio Muñoz Rojas ocupa holgadamente tres cuartos de siglo, desde el momento de conformación de las estéticas del 27 hasta bien entrado el siglo XXI. A lo largo de todos esos años, ha visto pasar a su lado la fiebre vanguardista de los veinte, la poesía «entre pureza y revolución» de los treinta, la oposición entre el garcilasismo y el tremendismo de los cuarenta, el socialrealismo y las estéticas que se abren hacia el medio siglo, los culturalismos y esteticismos marginales, las poéticas del 68, la poesía figurativa y la poesía minimalista a partir de los ochenta…, y así hasta el cansancio. 

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-03

Muñoz Rojas estudió con los jesuitas de Málaga y Madrid, y cursó Derecho en la Universidad Central. Por entonces fundó —con José Antonio Maravall, Leopoldo Panero y José R. Santeiro— Nueva Revista (1929-1931). Con la publicación de su primer libro, Versos de retorno (1929), tomó contacto con los directores de Litoral (Emilio Prados y Manuel Altolaguirre) y José Luis Cano, además de granjearse la amistad de muchos poetas del 27, entre ellos Vicente Aleixandre. En ese contexto, colaboró en revistas como Mediodía, Isla, Los Cuatro Vientos, El Gallo Crisis, [[Caballo Verde para la Poesía], que dirigía Pablo Neruda, o Cruz y Raya de José Bergamín…; años después lo haría también en publicaciones de posguerra como Escorial, Garcilaso, Ínsula, Arbor, Papeles de Son Armadans, etc.

En 1932 opositó sin éxito al cuerpo diplomático, y entró a trabajar en la Escuela Internacional fundada por José Castillejo. En septiembre de 1936, y gracias a la intervención de sus amigos de Cambridge, los profesores Bullock y Parker, se incorporó a la lectoría de español de dicha Universidad, en la cual pudo iniciar una investigación sobre las relaciones de los poetas metafísicos ingleses con los autores españoles de su tiempo.

Concluida la guerra civil, volvió a Málaga en 1940, donde, entre otras actividades, fundó con Alfonso Canales la colección poetíca A quien conmigo va. Instalado en Madrid, en 1952 ingresó en el Banco Urquijo, del que fue secretario general, y se ocupó intensamente de su Sociedad de Estudios y Publicaciones.

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-04

 

Reconocimientos

Fue Premio Nacional de Poesía en 1998 por Objetos perdidos, y en 2002 se le concedió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana por el conjunto de su obra. El 12 de diciembre de 2009 se estrenó en su localidad natal, Antequera, el documental ‘El poeta sin tiempo’, que se acerca a la figura del vate, tanto a su persona como a su obra.

Obras

Lírica

  • Versos de retorno (1928), Málaga, Imprenta Sur, 1929

  • Al dulce son de Dios (1936-1945); en Poesía 1929-1980, 1989

  • Sonetos de amor por un autor indiferente, Málaga, Meridiano, 1942

  • Abril del alma, M., Col. Adonais, 1943

  • Cantos a Rosa, M., Col. Adonais, 1954

  • Altos mayos; en Caracola, n.º 18, 1954

  • Lugares del corazón, en nueve sonetos que los celebran, Cuadernos de María Cristina n.º 16; Málaga, Librería Anticuaria El Guadalhorce, 1962

  • Ardiente jinete, Málaga, Puerta del Mar, 1984

  • Cancionerillo de la Casería (1940-1943), Málaga, Librería Anticuaria el Guadalhorce, 1987

  • Al dulce son de Dios

  • Consolaciones (1955-1965), en Poesía 1929-1980, 1989

  • Oscuridad adentro (1950-1980), en Poesía 1929-1980, 1989

  • Poesía, Pre-Textos, 2001

  • Yo sólo sé nombrarte [antología], ed. Emilia Velasco y Asunción Escribano, Salamanca, Universidad de Salamanca / Patrimonio Nacional, 2002

  • Rescoldos, ed. Antonio Carvajal, Sevilla, Point de Lunettes, 2005

  • La voz que me llama, Valencia, Pre-Textos, 2005

  • Textos poéticos (1929-2005) [antología], ed.: Rafael Ballesteros, Julio Neira y Francisco Ruiz Noguera; Madrid, Cátedra, 2006

  • Obra completa en verso, con prólogo de Clara Martínez Mesa; Valencia, Pre-Textos, 2008

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-05

Prosa

  • Cuentos surrealistas, Madrid, Turner, 1979

  • Historias de familia, relatos, Madrid: Revista de Occidente, 1945 (Valencia, Pre-Textos, 2000)

  • Las cosas del campo, Málaga, El Arroyo de los Ángeles, 1951 (Madrid, Ínsula, 1953; Barcelona, Destino, 1976; Valencia, Pre-Textos)

  • Las musarañas Madrid, Revista de Occidente, 1957 (Valencia, Pre-Textos, 2002)

  • Ensayos anglo-andaluces, Valencia, Pre-Textos, 1996

  • La gran musaraña

  • La rebusca, Málaga, Imprenta Sur, 1998

  • Dejado ir (estancias y viajes), Valencia, Pre-Textos, 1995

  • Amigos y maestros, memorias literarias; Valencia, Pre-Textuyktos, 1992 y 1994

  • Antequera, norte de mi pluma, pról. Francisco López Estrada, Valencia, Pre-Textos, 1977, 1998

  • Las sombras, Málaga, Centro Cultural Generación del 27, 2005

  • El comendador, Valencia, Pre-Textos, 2006

Teatro

  • Hay que lamentar una víctima

  • Cuando llegue el otoño

Jose-Antonio-Muñoz-Rojas-06

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

GUILLERMO CARNERO. CAPRICHO DE ARANJUEZ. POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Guillermo-Carnero-10

Este mes hemos escogido un poema: Capricho de Aranjuez, de un poeta español ganador del Premio Nacional de Poesía en 2000: Guillermo Carnero.

 

Capricho de Aranjuez. Guillermo Carnero.

Raso amarillo a cambio de mi vida.
Los bordados doseles, la nevada
palidez de las sedas. Amarillos
y azules y rosados terciopelos y tules,
y ocultos por las telas recamadas,
plata, jade y sutil marquetería.
Fuera breve vivir. Fuera una sombra
o una fugaz constelación alada.
Geométricos jardines. Aletea
el hondo transminar de las magnolias.
Difumine el balcón, ocúlteme
la bóveda de umbría enredadera.
Fuera hermoso morir. Inflorescencias
de mármol en la reja encadenada;
perpetua floración de las columnas
y un niño ciego juega con la muerte.
Fresquísimo silencio gorgotea
de las corolas de la balaustrada.
Cielo de plata gris. Frío granito
y un oculto arcaduz iluminado.
Deserten los bruñidos candelabros
entre calientes pétalos y plumas.
Trípodes de caoba, pebeteros
o delgado cristal. Doce relojes
tintinean las horas al unísono.
Juego de piedra y agua. Desenlacen
sus cendales los faunos. En la caja
de fragante peral están brotando
punzantes y argentinas pinceladas.
Músicas en la tarde. Crucería,
polícromo cristal. Dejad, dejadme
en la luz de esta cúpula que riegan
las trasparentes brasas de la tarde.
Poblada soledad, raso amarillo
a cambio de mi vida.

 

Guillermo-Carnero-09

Guillermo Carnero Arbat nació en Valencia, en 1947.

Es un poeta perteneciente a la corriente de los novísimos, una de las más reconocidas y relevantes en la poesía española contemporánea. Es profesor e historiador de las literaturas dieciochesca y decimonónica (con particular énfasis en el Romanticismo), y ha investigado también el arte de las vanguardias.

 

Guillermo-Carnero-08

 

Biografía

Licenciado en Ciencias Económicas y doctor en Filología Hispánica. Catedrático de Literatura Española en la Universidad de Alicante desde 1986. Ha sido profesor visitante en las Universidades norteamericanas de Virginia, Berkeley y Harvard, y miembro del Consejo Asesor de la Fundación March y de la Sociedad Estatal de Conmemoraciones Culturales para el centenario de Rafael Alberti y la exposición del Museo del Prado y el Centro Cultural Conde Duque, “Tres mitos españoles: Don Quijote, Don Juan Tenorio y la Celestina”. Miembro del consejo editorial de las revistas Hispanic Review, Dieciocho, Ínsula, Castilla, Voz y Letra, La Nueva Literatura Hispánica, Studi Ispanici, y de las Sociedades Española e Internacional de Estudios sobre el siglo XVIII.

Guillermo-Carnero-07

Dirige desde su fundación la revista Anales de Literatura Española y ha sido codirector de la colección “Clásicos Taurus”. Ha coordinado los vols. 6, 7 y 8 (1700-1868) de la Historia de la Literatura Española fundada por Ramón Menéndez Pidal, y dirigida en la actualidad por Víctor García de la Concha. Ha dirigido numerosos cursos en la Universidad Menéndez Pelayo, y pronunciado conferencias en las principales Universidades españolas, europeas y americanas. Ha practicado la crítica literaria en Ínsula, El País, El Cultural de “El Mundo”, Letras Libres y otros periódicos y revistas.

Guillermo-Carnero-02

Ha publicado quince libros de poesía desde 1967, y existen recopilaciones de su obra poética en 1979 y 1998. Fue uno de los autores incluidos en la antología Nueve novísimos poetas españoles (1970) de José María Castellet. Sus poemas han sido traducidos al alemán, búlgaro, checo, francés, holandés, inglés, italiano y valenciano. Es especialista en literatura española y comparada de los siglos XVIII y XIX, así como de la época vanguardista; y ha publicado seis libros sobre los temas de su especialidad. Como poeta se le suele encuadrar en el grupo culturalista entre los poetas de los 70 llamados novísimos o venecianos.

Guillermo-Carnero-06

Ha recibido importantes premios literarios, incluyendo el Premio Nacional de Literatura (2000), el Premio de la Crítica (2000) y el de la Crítica Valenciana (2000) por “Verano inglés”; el Premio Fastenrath de la “Real Academia Española” (2002) por “Espejo de gran niebla”; y el Premio Internacional de Poesía “Fundación Loewe” en su decimoctava edición por “Fuente de Médicis” (2006). En el año 2002 recibió nuevamente el premio de la Crítica Literaria Valencia al conjunto de su obra.

Guillermo-Carnero-01

La poesía de Carnero se caracteriza por el hermético culturalismo de sus referentes y la metapoesía. Su obra, muy compleja, se desarrolla en forma de espiral, profundizando a lo largo de cada título sobre unos mismos problemas y fundamentalmente sobre el tema de la muerte, del que derivan otros temas como:

  1. La crisis del racionalismo.

  2. El poema, no como forma de transmisión de la realidad, sino como ficción (“el poema es una hipótesis sobre la realidad”).

  3. La relación conflictiva entre la personalidad del autor, el lenguaje y el mundo.

Guillermo-Carnero-05

Premios

  • Premio de la Crítica de poesía castellana, por Verano inglés, (1999)

  • Premio Nacional de Poesía, por Verano inglés, (2000)

  • Premio Fastenrath, por Verano inglés, (2002)

  • Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe, por Fuente de Médicis, (2005)

Guillermo-Carnero-03

Obra

Poesía

  • Dibujo de la muerte (1967)

  • Libro de horas (1967)

  • Modo y canciones del amor ficticio (1969)

  • Barcelona, mon amour (1970)

  • El sueño de Escipión (1971)

  • Variaciones y figuras sobre un tema de La Bruyère (1974)

  • El azar objetivo (1975)

  • Ensayo de una teoría de la visión, poesía 1966-1977/ introducción de Carlos Bousoño (1979)

  • Música para fuegos de artificio (1989)

  • Divisibilidad indefinida (1990)

  • Dibujo de la muerte. Obra poética / edición de Ignacio Javier López (1998); 2ª edición corregida y aumentada Dibujo de la muerte. Obra poética (1966-1990) / edición de Ignacio Javier López (2010)

  • Verano inglés (1999). Premio de la Crítica, Premio Nacional de Literatura y Premio Fastenrath.

  • Espejo de gran niebla (2002)

  • Poemas arqueológicos (2003)

  • Fuente de Médicis (2006). Premio Fundación Loewe

  • Cuatro Noches Romanas (2009)

 Guillermo-Carnero-04

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

1 comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.

José Ángel Valente. El temblor. Iluminación. POEMAS ESCOGIDOS. POESIA ESPAÑOLA. OBRAS Y BIOGRAFIA.

Jose-Angel-Valente-01

Este mes hemos escogido dos poemas cortos: El temblor e iluminación, de un poeta español ganador del Premio Nacional de Poesía en 2001: Jose Angel Valente.

 

El temblor

La lluvia
como una lengua de prensiles musgos
parece recorrerme, buscarme la cerviz,
bajar,
lamer el eje vertical,
contar el número de vértebras que me separan
de tu cuerpo ausente.

Busco ahora despacio con mi lengua
la demorada huella de tu lengua
hundida en mis salivas.

Bebo, te bebo
en las mansiones líquidas
del paladar
y en la humedad radiante de tus ingles,
mientras tu propia lengua me recorre
y baja,
retráctil y prensil, como la lengua
oscura de la lluvia.

La raíz del temblor llena tu boca,
tiembla, se vierte en ti
y canta germinal en tu garganta.

 

Iluminación

Cómo podría aquí cuando la tarde baja
con fina piel de leopardo hacia
tu demorado cuerpo
no ver tu transparencia.

Enciende sobre el aire
mortal que nos rodea
tu luminosa sombra.
En lo recóndito
te das sin terminar de darte y quedo
encendido de ti como respuesta
engendrada de ti desde mi centro.

Quién eres tú, quién soy,
dónde terminan, dime, las fronteras
y en qué extremo
de tu respiración o tu materia
no me respiro dentro de tu aliento.

Que tus manos me hagan para siempre,
que las mías te hagan para siempre
y pueda el tenue
soplo de un dios hacer volar
al pajarillo de arcilla para siempre.

 

Jose-Angel-Valente-02

José Ángel Valente nació en Orense, el 25 de abril de 1929 y murió en Ginebra, el 18 de julio de 2000.

Fue un poeta, ensayista y traductor español.

Biografía

Estudió Derecho en la Universidad de Santiago de Compostela y se licenció en Filología Románica por la Complutense. Formó parte del departamento de Filología Hispánica de la Universidad de Oxford. Vivió en Orense, Madrid, Oxford, Ginebra, París y Almería.

Su cuento “El uniforme del general”, incluido en el volumen Número trece, le supuso problemas con la dictadura franquista y fue sometido a consejo de guerra en 1972 acusado de alusiones ofensivas al ejército.

Su primera esposa fue Emilia Palomo, con la que tuvo un niño y tres niñas. Su segunda esposa fue Coral Gutiérrez.

Jose-Angel-Valente-03

Al principio estaba en el denominado Grupo poético de los 50 o Generación del medio siglo, desde 1966 su poesía evoluciona hacia formas muy personales de expresión, que enlazan su obra con la de Edmond Jabès o Paul Celan.

Se trata de un radical esencialismo lírico muy influido por la mística sincrética, como la cábala judaica, el sufismo iranio y el misticismo cristiano, el taoísmo y el budismo zen, entre otros. Su aproximación a la mística, sin embargo, se aleja de cualquier dogma religioso y no postula necesariamente la creencia en una divinidad personal. Esta entrada en el misterio se produjo en gran parte bajo el magisterio de la pensadora malagueña María Zambrano.

Se muestra heredero de la tradición mística española, de ahí su obsesión con el problema de la inefabilidad, del vacío y de la nada. El lenguaje y la materia son otras de sus obsesiones, no muy alejadas de su sensibilidad cercana a la mística: la materia, como constante engendradora de formas, y el lenguaje, al que Valente quisiera liberar de su uso puramente instrumental, son dos vías de acceso al misterio de la existencia.

Jose-Angel-Valente-06

Como ensayista, destacan sus libros Las palabras de la tribu, ensayos sobre literatura, La piedra y el centro y Variaciones sobre el pájaro y la red, una serie de meditaciones acerca de Miguel de Molinos, Santa Teresa y los pintores Matías Grünewald o el Bosco. Póstumamente se editó La experiencia abisal, recopilación de ensayos escritos entre 1978 y 1999.

Sus traducciones poéticas (entre otros, Paul Celan, John Keats, Constantino Cavafis, Dylan Thomas, Gerard Manley Hopkins, John Donne, Benjamin Péret, Edmond Jabès y Eugenio Montale) fueron recopiladas en Cuaderno de versiones (2002), en edición de Claudio Rodríguez Fer. Tradujo también El extranjero de Albert Camus .

Jose-Angel-Valente-07

Es autor de libros de arte en colaboración con pintores como Antonio Saura (Emblemas, 1978), Antoni Tàpies (El péndulo inmóvil, 1982), Paul Rebeyrolle (Desaparición Figuras, 1982) o Jürgen Partenheimer (Raíz de lo cantable, 1991), así como con la fotógrafa Jeanne Chevalier (Calas, 1980).

Una productora almeriense realizó un documental sobre su vida, obra y muerte llamado “El Lugar del Poeta”. Es un documental que expone la obra y la significación que tuvo Almería en la vida de Valente así como su paso por el mundo contado por las voces de sus amigos y colaboradores.

Jose-Angel-Valente-08

Cátedra José Ángel Valente de Poesía y Estética

La Cátedra de Poesía y Estética José Ángel Valente se creó tras la donación de 7.000 libros realizada por el poeta gallego a la Universidad de Santiago de Compostela (que lo nombró Doctor Honoris Causa en 1999) de su archivo y biblioteca personales.

El Rectorado nombró como director inicial de la Cátedra al por entonces también director del Departamento de Literatura Española, Teoría de la Literatura y Lingüística General, Luis Iglesias Feijoo y, como secretario, a Claudio Rodríguez Fer, estudioso y amigo de Valente, que actualmente es su director desde el año 2005.

Jose-Angel-Valente-05

Obra

  • A modo de esperanza, Madrid, Adonais, 1955 (Premio Adonais 1954).

  • Poemas a Lázaro, Madrid, Índice, 1960 (Premio de la Crítica catalana 1960).

  • Sobre el lugar del canto, Barcelona, Colliure, 1963.

  • La memoria y los signos, Madrid, Revista de Occidente, 1966.

  • Siete representaciones, Barcelona, El Bardo, 1967.

  • Breve son, Barcelona, El Bardo, 1968.

  • El inocente, México, Joaquín Mortiz, 1970.

  • Presentación y memorial para un monumento, Madrid, Poesía para Todos, 1970.

  • Punto cero, Barcelona, Barral, 1972 (Poesías completas).

  • Interior con figuras, Barcelona, Ocnos-Barral, 1976.

  • Material memoria, Barcelona, La Gaya Ciencia, 1979.

  • Estancias, Madrid, Entregas de la Ventura, 1980.

  • Tres lecciones de tinieblas, Barcelona, La Gaya Ciencia, 1980 (Premio de la Crítica).

  • Sete cántigas de alén, La Coruña, Ediciós do Castro, editoresEdición de Andrés Sánchez Robayna

Colección: Narrativa1981 (poesía en gallego, ampliada luego con el título Cántigas de alén, 1989).

  • El fin de la edad de plata 1973

  • Mandorla, Madrid, Cátedra, 1982.

  • Nueve enunciaciones, Málaga, Begar, 1982.

  • El fulgor, Madrid, Cátedra, 1984.

  • Al dios del lugar, Barcelona, Tusquets, 1989.

  • Treinta y siete fragmentos, Barcelona, Ambit Serveis, 1989.

  • No amanece el cantor, Barcelona, Tusquets, 1992.

  • Fragmentos de un libro futuro, Barcelona, Círculo de Lectores, 2000 (Premio Nacional de Literatura).

  • Hibakusha, edición al cuidado de Nieves Agraz y Javier Carmona. Ediciones Jábega 1997.

  • Palais de Justice, Edición de Andrés Sánchez Robayna. Galaxia Gutenberg, 2014.

 

Premios

  • Premio Adonais (1954)

  • Premio de la Crítica (1960)

  • Premio de la Crítica (1980)

  • Premio de la Fundación Pablo Iglesias (1984)

  • Premio Príncipe de Asturias de las Letras (1988)

  • Premio Nacional de Poesía (España) (1993)

  • Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana (1998)

  • Premio Nacional de Poesía (España) (2001, póstumo)

 Jose-Angel-Valente-04

PARANINFO. ACADEMIA DE ESPAÑOL EN MADRID.

CALLE PRINCESA, 70 1º.

TELÉFONO: 91 543 31 39

paraninfo@paraninfo.com

Cursos de español en Madrid

Deja un comentario

Archivado bajo Poesía Española. Poemas Escogidos. Poetas Españoles.